VEMOS LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL EN LA VUELTA A LOS EVENTOS MASIVOS

VEMOS LA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL EN LA VUELTA A LOS EVENTOS MASIVOS

¿Sabes que este mes de marzo se ha llevado a cabo un concierto con 5.000 personas como público?

 

¡Así es! El pasado 27 de marzo, en la iniciativa de “Festivales para la Cultura Segura”, se celebró un concierto de Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi.

 

Este concierto del que hablamos fue un experimento basado en analizar las consecuencias de un evento de este tipo sin distancia social en los tiempos actuales de pandemia que vivimos. (Por supuesto, todos los asistentes tuvieron que realizarse un test de antígenos y tener la mascarilla puesta en todo momento).

 

“Bienvenidos al que es uno de los conciertos más emocionantes de nuestra vida” “Este concierto es una pequeña batalla dentro de la guerra”. Con estas frases recibía el solista, Santi Balmes, a las personas que acudieron.

 

Se confirmaron las ganas que tenemos de volver a disfrutar de estos eventos cuando se pusieron a la venta las entradas, las cuales se agotaron en solo 8 horas. Desde luego, tanto los promotores como el público han visto la luz al final del túnel en la vuelta a este tipo de eventos.

 

¿Qué medidas se tomaron para poder “garantizar” la seguridad del evento?

 

·        Todos los asistentes se hicieron un test de antígenos. El resultado de esta prueba lo recibían en el móvil y debían enseñarlo a la entrada del concierto

 

·        La organización contaba con 4 zonas de entrada distintas para poder evitar las aglomeraciones. Cada una de estas zonas contaba con barras y lavabos propios

 

·        A la entrada, tras haber enseñado el resultado negativo, todas las personas pasaban por un punto de gel hidroalcohólico

 

·        Además, todos los espectadores debían cambiar su mascarilla antes de entrar en el concierto (la organización les proporcionaba una FPP2 para poder hacer el cambio)

 

¿Sabes cuáles fueron los resultados del experimento?